Activistas de nacionalidad siria residentes en el Estado español nos informan de una huelga de hambre contra sentencias de muerte en Siria dictadas contra más activistas que participaron en la conocida como “manifestación del millón de personas”.

Quienes se han puesto en contacto con enpiededpaz.org nos informan que compañeros activistas civiles encarcelados por su participación en las protestas pacíficas de 2011, y ya detenidos desde entonces, pudieran ser ahora, tras años de suplicios y torturas, ejecutados en la tristemente famosa prisión de Saydnaya mediante un procedimiento irregular no declarado abiertamente, que justificaría su traslado por la asistencia a un supuesto juicio.

Nos solicitan que esa información se haga pública, para, en la medida de lo posible, ejercer algún tipo de presión que impida estas sentecias de muerte, para que más gente se sume a la que intentan ejercer solidariamente otros detenidos en la prisión de Hama Central mediante una huelga de hambre por tercer día consecutivo ante el lacerante silencio que actualmente se vierte intencionadamente sobre todo lo que acontece en aquel castigado país.

Hemos traducido, para ello, dos artículos aparecidos en distintos blogs que amplían la información sobre este tema.

Detenidos en la prisión de Hama Central llevan a cabo una huelga de hambre para protestar contra la intención del régimen de ejecutar a 11 civiles, presos de conciencia en la prisión de Hama.

Fuente: http://www.syriahr.com/en/?p=106505

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha sabido que los detenidos de la prisión de Hama Central, en Siria, que fueron encarcelados por el régimen sirio y sus cuerpos de seguridad por las acusaciones relacionadas con la revolución siria, desde su inicio en marzo de 2011, han iniciado una huelga de hambre abierta en protesta contra las sentencias de pena de muerte, dictadas por el régimen contra 11 presos, porque participaron en manifestaciones en varias zonas para pedir el derrocamiento del régimen; mientras persisten los temores por la vida de esos 11 detenidos ya que el régimen está preparado para ejecutar la pena de muerte contra ellos, en medio del silencio constante de la comunidad internacional, de los tribunales internacionales responsables y de los distintos actores internacionales implicados en el conflicto sirio.

El Observatorio sirio publicó el 9 de noviembre de 2018 la información de varias fuentes fiables sobre los detenidos en las cárceles por parte del régimen, de los que han sido encarcelados con cargos relacionados con la revolución siria desde marzo de 2011. Detalles confirmados por las fuentes fidedignas del Observatorio sirio hablan de más de 104 ciudadanos sirios ejecutados, asesinados y martirizados en las cárceles de las fuerzas del régimen y sus servicios de inteligencia, donde más del 83% de ellos fueron liquidados, asesinados y murieron en esos campos entre mayo de 2013 y octubre de 2015. Las fuentes también confirmaron al Observatorio sirio que más de 30.000 detenidos fueron asesinados en la famosa prisión de Sednaya; las dependencias de inteligencia aérea dirigidas por el asesino en serie Jamil Al-Hassan, general en las filas de la inteligencia del régimen, figuran en el segundo lugar en cuanto a número de asesinados.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha sabido por sus propios medios que Irán ha sido el principal responsable, junto con el régimen de Bashar al-Assad, de matar y liquidar a los detenidos, padeciendo hambre y enfermedades, ya que solían supervisar las prisiones y cárceles de las fuerzas del régimen y de los servicios de inteligencia, hasta después de la entrada de las fuerzas rusas en el conflicto sirio, a finales de septiembre de 2015, cuando se hizo cargo de la gestión de los detenidos.

A pesar de la responsabilidad de Rusia, los detenidos no han sido puestos en libertad. En las prisiones y centros de detención del régimen, más de 80000 prisioneros siguen vivos, algunos de los cuales en condiciones humanitarias desastrosas, y algunos de ellos murieron como resultado de su mala salud, la reducción significativa de los alimentos y la falta de atención médica y sanitaria o como consecuencia de las torturas, golpes y maltratos contra los detenidos por diversos cargos.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos publicó que el registro civil del gobierno sirio sigue expidiendo certificados de defunción de los detenidos que murieron bajo tortura. Por otro lado, varios detenidos dijeron a las familias de otros presos que habían recibido confirmación de la muerte de sus hijos, que seguían vivos y que habían sido vistos en centros de detención, recientemente en 2018, aunque habían sido declarados oficialmente muertos por el régimen en 2013 mediante certificados de defunción entregados a sus familiares por la policía militar. Fuentes fiables informaron al Observatorio Sirio que el régimen mantiene ocultos a los detenidos y que su destino también se desconoce, sin saber la finalidad de estas actuaciones.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos documentó la muerte de 16.063 civiles con sus nombres: 15874 hombres y jóvenes, 125 niños menores de 18 años y 64 mujeres mayores de 18 años; 10.400 de estas personas fueron asesinadas dentro de los edificios de las fuerzas de seguridad. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos también supervisó la entrega por parte de las autoridades del régimen de los cuerpos de presos a las secretarías de los registros civiles de varias zonas de Siria, incluidas las zonas de Gouta Occidental, Qalamoun, Alepo, Al-Hasakah, las zonas rurales de Idlib y otros lugares; estos detenidos fueron asesinados en prisiones y centros de detención como resultado de torturas, hambre, enfermedades y las precarias condiciones de las prisiones del régimen. Se han entregado listas de 4.000 nombres a esas secretarías del registro civil para que inscribieran sus nombres como fallecidos. Esto provocó el resentimiento de miles de familiares de los detenidos en las prisiones de las fuerzas del régimen que temen por la suerte de sus hijos, de los que no tienen información desde que fueron detenidos, porque las fuerzas del régimen les impidieron visitarlos.

También el Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha tenido conocimiento de las once penas de muerte contra personas detenidas en la prisión de Hama, por su participación en manifestaciones en distintas zonas de Siria. El Observatorio ha recibido informaciones del interior de la prisión que confirman que once reclusos serán trasladados a la prisión de Sednaya para que sean ejecutados. El pretexto para este traslado, según la autoridad judicial, sería la asistencia a un juicio, pero las fuentes insisten en que el traslado a la tristemente famosa prisión de Sednaya es para ejecutar a los presos condenados a muerte. Desde dentro se hacen llamamientos de socorro por parte de los presos para que sean rescatados e impedir sus ejecuciones. Las sentencias de muerte fueron dictadas a pesar de las promesas rusas acerca de la liberación de de los detenidos.

Desde el Observatorio Sirio de Derechos Humanos pedimos a las autoridades internacionales y a las organizaciones regionales e internacionales que trabajen con diligencia y seriedad para que la liberación de decenas de miles de detenidos y secuestrados tenga prioridad en cualquier reunión, conferencia o negociación política y no sólo con palabras, sino con medidas prácticas para empezar a liberar a los detenidos. Condenamos enérgicamente que la cuestión de las decenas de miles de secuestrados y detenidos esté siendo ocultada por las diferentes partes, independientemente de que esas partes fueran el régimen y sus aliados o los partidos de la oposición siria. La cuestión de los detenidos debe reactivarse después de haber sido ocultados y haber dado prioridad a otros intereses. También instamos a la comunidad internacional, en particular al Secretario General de las Naciones Unidas, al Consejo de Seguridad y a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a que actúen de inmediato ejerciendo presión sobre el régimen sirio, a fin de que libere a los detenidos restantes y trabaje en la creación de un tribunal para llevar a los delincuentes, los asesinos y sus amos a los tribunales y hacer justicia a esos detenidos también.

Presos sirios en huelga de hambre contra las sentencias de muerte.

Fuente: https://en.zamanalwsl.net/news/article/38655/

Los presos sirios en la prisión central de Hama están en huelga de hambre contra las injustas sentencias de muerte dictadas por el tribunal del terror del régimen, dijeron fuentes a Zaman al-Wasl el lunes.

Detenidos en todas las secciones y alas han decidido participar en la huelga para obligar al régimen a suspender la ejecución de las penas de muerte.

El Tribunal de Primera Instancia de Siria tiene desde el jueves a 11 presos políticos condenados a muerte en la prisión de Hama como consecuencia de su participación en manifestaciones pacíficas en 2011.

El “Comité para la Liberación de los Abogados Sirios” hace un llamamiento a la comunidad internacional para que intervenga de inmediato a fin de salvar a cientos de miles de detenidos en las cárceles de Bashar al-Assad, especialmente en la de Hama.

En mayo de 2016, los presos tomaron la prisión de Hama, situada a 210 km de Damasco y llegaron a retener como rehenes a los guardias, después de que cinco de ellos fueran llevados a la famosa prisión de Sednaya para la ejecución de las penas de muerte dictadas por un tribunal militar extrajudicial. Pero se llegó a un acuerdo con el régimen y se puso fin al motín. El régimen aceptó las demandas de la mayoría de los detenidos de liberar a los presos políticos detenidos sin cargos.

Desde que estalló la revolución siria en 2011, más de 470.000 personas han muerto y más de 6 millones han sido desplazadas.

Actualización 1 de diciembre: suspendida huelga de hambre

Tras 18 días de huelga de hambre continua, los presos de la prisión de Hama rompen su huelga después de que el régimen sirio haya “prometido” que considerará sus demandas.

Más información en: http://www.syriahr.com/en/?p=108009