Las protestas a gran escala de la población civil iraquí duran ya tres semanas en muchas provincias, al extenderse desde Basora, donde miles de civiles se unieron a las manifestaciones no violentas, exigiendo que el gobierno les proporcione agua, electricidad y otros servicios básicos. Se puede encontrar una descripción más detallada del desarrollo de las protestas de estas tres últimas semanas en http://www.iraqicivilsociety.org/archives/8943

Ayer domingo 29 de julio era destituido “temporalmente” el ministro de energía irakí debido a estas protestas.


Llamamiento iraquí a la sociedad civil internacional para que se solidarice con las protestas no violentas en Irak

Por Secretaría de ICSSI.

Original en http://www.iraqicivilsociety.org/archives/8895

Traducción del colectivo Pacifistas Ciudad Real

Iniciativa de Solidaridad de la Sociedad Civil Iraquí (ICSSI) y múltiples grupos de la sociedad civil iraquí.

19 de julio de 2018

Las protestas a gran escala de la población civil iraquí están entrando en su segunda semana en muchas provincias, entre las que se encuentran Basora, Nasiriya, Maysan, Muthana, Diwania, Karbala, Nayaf y partes de Bagdad. Cada vez hay más enfrentamientos, represión y violencia por parte de las fuerzas de seguridad iraquíes y la policía antidisturbios. Las protestas se han extendido desde Basora, donde miles de civiles se unieron a las manifestaciones no violentas, exigiendo que el gobierno les proporcione agua, electricidad y otros servicios básicos. Las manifestaciones al principio se concentraron alrededor de grandes yacimientos de petróleo y zonas de exploración petrolera. (Ver la declaración de ICSSI sobre las causas de las protestas en: http://www.iraqicivilsociety.org/archives/8880)

A medida que las manifestaciones se generalizaban, el gobierno iraquí reforzó a las fuerzas de seguridad y a la policía antidisturbios en las provincias del sur. Estas fuerzas han ejercido una represión feroz de las manifestaciones, disparando a menudo contra los manifestantes y  causado bajas cuyo número aún no se conoce con exactitud. En Basora, un grupo de manifestantes apeló a la delegación del gobierno que se avino a negociar en el lugar donde murió un manifestante pacífico, Saad al-Mansouri.

La mano dura del gobierno ha provocado una escalada de violencia y enfrentamientos, incluidos algunos ataques de manifestantes contra compañías petroleras extranjeras y oficinas de partidos políticos. Las manifestaciones se extendieron al aeropuerto de Najaf, visto por los manifestantes como un símbolo de la corrupción del partido gobernante Dawa, que ha dirigido el aeropuerto durante 15 años. El aeropuerto no proporciona ningún beneficio a la ciudad y está controlado por los poderosos del partido en el poder. Más tarde, los manifestantes se reunieron frente a las sedes de los partidos gobernantes de la provincia, intentando forzar la entrada. Fue cuando los guardias de las sedes dispararon contra los manifestantes, causando pérdidas cuyo número se desconoce.

El primer ministro iraquí Haider al-Abadi manifestó en su rueda de prensa semanal, el martes 17 de julio, que los iraquíes tienen derecho a manifestarse, que está garantizado por la constitución iraquí. También afirmó claramente que la mayoría de los manifestantes eran pacíficos, y admitió que en algunos casos fueron los llamados “opresores”, es decir, las fuerzas de seguridad, quienes desencadenaron la violencia. Muchos activistas y manifestantes responsabilizan al gobierno iraquí y a Abadi por la represión y la intimidación, señalando que Abadi era plenamente consciente, desde el principio, de todas las tácticas utilizadas para reprimir las protestas y que todo se llevó a cabo con su conocimiento y aprobación. Los manifestantes, además, afirman que han sido absolutamente pacíficos y comprometidos con la lucha no violenta. Argumentan que los pocos que han participado con violencia lo hicieron a raíz de los actos represivos de las fuerzas de seguridad.

Dibujo: Un anciano se convirtió en un ícono por luchar contra la policía para proteger a los jóvenes manifestantes. Nasiriya julio de 2018.

 

A pesar de la ausencia de un liderazgo único, como ha ocurrido en las manifestaciones iraquíes de los últimos años, hay comités organizadores locales diseminados por las provincias rebeladas que son capaces de coordinar su trabajo. Los jóvenes desempeñan un papel activo de coordinación mientras que los jeques tribales les han mostrado su apoyo, lo que juega un papel importante en la inspiración de las protestas y les ha dado un gran impulso.

En represalia, el gobierno cortó Internet y prohibió varias redes sociales en un intento de evitar que los manifestantes se organizasen, mostrando su intención de aislar a la sociedad civil iraquí de la mayor parte de la comunidad internacional. Los jóvenes iraquíes han recurrido a la utilización de medios alternativos de comunicación, como VPN (redes privadas virtuales) y otras aplicaciones, mediante las cuales pueden comunicarse sin Internet. En un esfuerzo por transmitir lo que le está sucediendo a la comunidad internacional y obtener apoyo para el movimiento de protesta iraquí, el hashtag #Save_the_Iraqi_people ha sido trending (tendencia o popularidad en twiter) en inglés. Al mismo tiempo, un gran número de personas que apoyan las protestas, escribieron comentarios en las páginas web de los medios de comunicación internacionales, como la CNN, con el fin de atraer su atención y alentar a los medios a cubrir la información. De hecho, la juventud iraquí consiguió hacer que la página de CNN en Facebook publicara una historia sobre las protestas en el sur de Iraq. Para ver más fotos y videos sobre estas protestas, ver la página de FB de Iraq News, o la página de Mostamerun FB.

 

Texto del dibujo: ¡Hola Mundo, hay gente haciendo la revolución, ahora, en Irak! ¡Muestra tu apoyo al derecho del pueblo iraquí a protestar pacíficamente!

 

Las operaciones oficiales y no oficiales del gobierno para reprimir las manifestaciones se están expandiendo a fin de controlar los movimientos de todos los activistas que participaron en las manifestaciones o en su organización. Se han realizado muchas detenciones y las personas están siendo obligadas a firmar promesas de no manifestarse bajo amenazas de tortura y extorsión. Todo esto pretende silenciar las voces de los manifestantes y detener el movimiento que está creciendo en todo el sur de Irak. Además, hay evidencias de que milicias y bandas armadas que no pertenecen al sistema oficial del estado, muchas de ellas asociadas a poderosos partidos políticos, están participando en la represión de las manifestaciones y la intimidación de los manifestantes. Estas bandas y milicias operan con impunidad ante los ojos de las fuerzas gubernamentales.

Por tanto, la alianza de la sociedad civil y la Iniciativa de Solidaridad de la Sociedad Civil Iraquí exigimos que el gobierno iraquí de inmediato:

1 – Ordene a sus fuerzas de seguridad que cesen en el uso de balas reales o fuerza excesiva contra los manifestantes, así como la rendición de cuentas de todo aquel que lo haga o lo haya hecho.

2 – Abra una investigación sobre las víctimas muertas o heridas en las últimas protestas y aseguren que se juzgará a los responsables y compense a las familias de estas víctimas de manera adecuada por sus pérdidas.

3 – Libere a todos aquellos que han sido detenidos en las últimas dos semanas por ayudar a organizar o participar en las protestas que tuvieron lugar en Bagdad y en las provincias del sur de Irak.

4 – Que garantice la seguridad de los manifestantes no violentos, que se comprometa a no intimidarlos, amenazarlos, ni exponerlos a peligro alguno y declare públicamente los derechos de los iraquíes a la libertad de reunión y protesta pacífica, acatando esta declaración en la práctica.

5 – Abra cauces de diálogo con las personas y comités que coordinan las manifestaciones para escuchar sus demandas. Que se comprometa con la transparencia al abordar estas reivindicaciones, especialmente aquellas relacionadas con la lucha contra la corrupción y la prestación de servicios a todos los ciudadanos.

La alianza también hace un llamamiento a la comunidad internacional, especialmente a la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para Iraq (UNAMI), la Misión de la Unión Europea y las organizaciones internacionales de derechos humanos, para investigar a fondo lo que está sucediendo en Iraq con respecto a las violaciones de los derechos humanos. Llamamos a todas estas instituciones y organizaciones a presionar al gobierno iraquí para discutir las demandas presentadas en esta declaración e insistir en que el gobierno iraquí cumpla con su constitución y las convenciones internacionales de derechos humanos que ha firmado. La alianza está preparada para iniciar un diálogo en cualquier momento con cualquiera de las partes interesadas.

 

Contacto: icssi.project@gmail.com