Desde la Coordinadora 12-D “En Pie de Paz” denunciamos las devoluciones en caliente que se han llevado a cabo contra las 116 personas migrantes subsaharianas que consiguieron saltar la valla el día 22 de este mes, devoluciones que buscan ampararse legalmente en un arcaico acuerdo bilateral firmado entre España y Marruecos en 1992, que se había aplicado de forma excepcional y en pocas ocasiones, y que el ejecutivo de Pedro Sánchez desempolva el día 26 de julio.

Las violentas redadas llevadas a cabo en días previos en Marruecos, con detenciones arbitrarias, devoluciones generalizadas, campamentos desmantelados, numerosos heridos y dos muchachos muertos (y que desde esta Coordinadora venimos denunciando en una campaña de adhesiones que sigue abierta), así como las devoluciones exprés que se están desarrollando, obedecen, tanto al acuerdo económico entre Europa y Marruecos de 35 millones de euros a favor de éste último, a fin de que evite la afluencia de personas migrantes en las fronteras de Ceuta y Melilla, como a la promesa del Gobierno de Ángela Merkel y Pedro Sánchez de aportar a Marruecos igualmente al menos 150 millones de euros del Fondo Fiduciario de Emergencia para África.

Ante el salto de la valla de estas 116 personas, la mayoría de Guinea y algún grupo de ellas de Camerún, el Ministerio de Interior recalca que la entrada se produjo de forma ilegal y violenta, tras arrojar cal viva, pelotas, ácido y excrementos a los guardias civiles. Desde la coordinadora nos cuestionamos estos ataques, de los que no se han mostrado imágenes a pesar de la gran cantidad de cámaras que hay colocadas en las vallas, y de los que tampoco se han mostrado partes médicos que los acrediten, y manifestamos que las reacciones de éstas personas no son más que una mera defensa a la desesperada que tiene como fin evitar ser detenidas, expulsadas e intentar evitar (insistimos, deseperadamente) volver a la situación previa de maltratos, deshumanización, violaciones y trata de la que son víctimas. Creemos que es importante aclarar que las bolas que usaron no son sino para distraer a la fuerzas del orden, las tenazas son usadas para cortar la valla y los ganchos que se han visto en los medios, son usados para trepar, y que dichos instrumentos no son armas, sino herramientas. Dudamos que se esté atacando a los cuerpos de seguridad con cal viva y ácido, toda vez que esto produciría lesiones gravísimas que no se han constatado, mientras que sí se ha constatado que en estas acciones de escalada se usa un tipo de polvo similar al utilizado por todo tipo de deportistas en actividades gimnásticas y similares, que las personas migrantes emplean en este caso para no resbalarse al trepar por la valla.

Manifestamos que las redadas previas han sido las que han acelerado el salto a la valla de Ceuta durante la Fiesta del Cordero, toda vez que las mismas aumentan tanto la desesperación de quienes llevan meses o años intentando llegar a la UE como el nerviosismo que esto produce entre las personas migrantes que se ven en una situación de hacinamiento, desamparo y pobreza.

Denunciamos que estas devoluciones en caliente violan el artículo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos y el artículo 57.6 de la Ley de Extranjería, toda vez que no se contempla un procedimiento individualizado con todas las garantías legales, así como asistencia letrada e intérprete de calidad, identificación adecuada de potenciales solicitantes de asilo, identificación de menores no acompañados o miembros de colectivos con necesidades específicas (como pueden ser las personas LGBTI) y que todas estas devoluciones se están realizando sin el debido control judicial. Exigimos la suspensión de los acuerdos de cooperación con Marruecos en materia de control migratorio hasta que este país respete plenamente los derechos humanos de las personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo.

Queremos recordar que ya hay precedentes legales contra este tipo de actuaciones; el Tribunal Europeo de DDHH condenó a España en el año 2017 por dos devoluciones en caliente realizadas en agosto de 2014, dictaminando que las mismas suponían una violación del Protocolo 4 y del artículo 13 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, y son varias las sentencias dictadas por este Tribunal que vienen a condenar las devoluciones colectivas como la realizada el día 22 en la ciudad de Ceuta.

Desde la coordinadora 12-D En Pie de Paz denunciamos la hipocresía de la Unión Europea que, al mismo tiempo que exige el pago de la deuda fraudulenta a países empobrecidos, expolia los recursos naturales, vende armas, cuando no provoca y mantiene conflictos bélicos, niega la entrada a nuestro territorio a las víctimas que nuestras políticas económicas y armamentísticas generan.

Así mismo, creemos firmemente que lo que algunos se empeñan en llamar “el problema de las migraciones” no es sino una manipulación interesada, que la migración, no solo en España, sino también en el resto de Europa, podría entenderse como una forma positiva de resolver el envejecimiento de la población, puesto que al tratarse de personas jóvenes sin otro objetivo que incorporarse al mercado laboral, incrementan las cotizaciones a la Seguridad Social, enriquecen culturalmente la sociedad en que se integran y contribuyen al mantenimiento y mejora de la economía con su fuerza de trabajo y el pago de impuestos.

Denunciamos el tratamiento informativo y político que se está dando a la inmigración: la criminalización intencionada, la información sesgada y manipulada (que pone el foco de la noticia sólo en la parte de la realidad que se nos quiere interesadamente mostrar y no precisamente desde una óptica constructiva)  generando en la opinión publica competitividad laboral, miedo, odio y rechazo hacia un colectivo completamente desprotegido, al tiempo que excluye interesadamente esa otra realidad que nos podría llevar por caminos de comprensión y solidaridad. Nos posicionamos igualmente en contra del consumo audiovisual de la imagen morbosa, que no respeta la intimidad ni siquiera de los menores y se recrea una y otra vez de forma obscena y sensacionalista en el dolor ajeno.

En Pie de Paz apoya las concentraciones convocadas para el miércoles 5 de septiembre para mostrar nuestra indignación ante la devolución express de 116 personas de Ceuta a Marruecos el pasado miércoles 22 de agosto.